5 cosas sobre la piel grasa que necesitas saber

Ya sea un caso genético, un brote puntual o provocado por el estrés, ¿qué puedes hacer para prevenir y mejorar el aspecto de tu piel grasa? Esta condición de la piel puede ser causada por dos componentes- uno genético “sobre el que poco podemos hacer”, y otro hormonal o de hábitos. 

La piel grasa es fruto de una “incontrolada producción de sebo de nuestras glándulas sebáceas, localizadas en las capas más profundas de la piel”, una mala o excesiva limpieza, no escoger los productos indicados e incluso, una mala alimentación pueden influir negativamente en su aspecto.

 

cosmetica natural certificada

 

 

1. Limpieza, es necesaria pero ¡no te pases!

Nuestra piel necesita realizar una limpieza de cutis lo más delicada posible. Hay que evitar limpiadores agresivos, porque una limpieza excesiva aumenta la producción de sebo. A las pieles grasas nos encanta (Si, os escribe una piel grasa) esa sensación casi de sequedad, fuera brillos, y todo, pero esa sensación suele aparecer tras una limpieza demasiado agresiva. 

 

2. Olvídate de ciertas mascarillas 

Hay muchas mascarillas faciales que se venden especialmente para pieles grasas, pero por el principio anteriormente mencionado, no todas son idoneas. Mascarillas de carbón activo, arcilla verde, o muy agresivas pueden aumentar la producción de sebo. 

Una mascarilla como la de Misolo, que además de tener principios purificantes como la arcilla rosa, tenga principios hidratantes como el acido hialurónico natural son las que necesitas

 

cosmética vegana certificada

 

3. Cuidado con la exfoliación

Limpiar la piel en exceso, tal y como reconoce Pedro Catalá, es contraproducente. De esta manera, el experto recomienda tener cuidado con la exfoliación, por ejemplo. Para el cosmetólogo y doctor en Farmacia, lo mejor son las leches limpiadoras, o mousse limpiadores “que suelen ser sebosustitutivas, ya que el sebo de las pieles grasas, debido a su composición, tiende a oxidarse con mucha facilidad, así se renueva y hace que disminuya su viscosidad”.

 

4. En la hidratación puede estar la clave 

Es otro de los errores más comunes, evitar una hidratación profunda bajo la falsa creencia de que es precisamente esto lo que puede provocar el exceso de grasa. Hidratar la piel con productos específicos, que ayuden a mantener el equilibrio, mientras absorben el exceso de sebo o regulan su producción, es vital para mantener una piel sana, radiante y luminosa.