La leyenda del Baobab

La leyenda del Baobab

Todos los seres consideraban al baobab como el árbol más hermoso de la Tierra, lo adoraban y le rendían tributo. Incluso los dioses llegaron a sentir esa gran admiración por el baobab, de tal forma que decidieron otorgarle una larga vida como muestra de su respeto.

Con el paso de los años, los baobabs siguieron creciendo altos, fuertes y resistentes, proclamando su belleza, orgullosos, seguros de sí mismos, sabiendo que eran el centro de todas las miradas. Crecían tanto que sus ramas se iban extendiendo a lo largo y ancho del bosque, tapando a los demás árboles e impidiendo que les llegara la luz del sol. 

Los dioses se habían enfadado y no iban a permitir que nadie les faltara el respeto. Así que tomaron la decisión de darle una importante lección al baobab. Esos árboles habían sido bendecidos por los dioses, y no solo no lo habían sabido agradecer, sino que se habían dejado llevar por la vanidad, y ahora lo iban a pagar caro.
Los baobabs fueron condenados por los dioses a crecer boca abajo, teniendo que vivir con sus flores bajo tierra y sus raíces hacia arriba, lo que explicaría su peculiar aspecto.

Se dice que los baobabs han asumido su destino y que dejan que sus raíces sigan creciendo hacia arriba, suplicando el perdón de los dioses.